Juan Vicente Castillejo | HACER CINE EN ESPAÑA
20159
post-template-default,single,single-post,postid-20159,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,content_with_no_min_height,select-theme-ver-3.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

HACER CINE EN ESPAÑA

El pasado día 14 de julo apareció una artículo en el país, escrito por Gregorio Belinchón y Tommaso Koch, titulado “España se queda atrás en la apuesta de Europa por el Cine.”  Este reportaje tuvo una gran repercusión en redes por parte de los cineastas españoles, entre ellos J. Bayona en un tweet que fue compartido por más de 2000 cuentas.

 

Al igual que el tweet de Bayona, el artículo comienza comparando los presupuestos para ayudas al cine de países como Alemania, Francia e Italia frente a los presupuestos del  ICAA. Además de los presupuestos se añade los tímidos cambios en la legislación española. La nueva ley del cine debería aportar un gran músculo a la industria del cine español pero al no dotarla de presupuesto se queda en nada. Además esta ley se llevó a cabo sin el consenso de los productores españoles, al contrario que en Italia. En El País  se menciona algunos casos en el que la ley ha sido ineficaz, respecto a las ayudas a la producción de largometrajes. La ley indica que a partir de una puntuación de 80 puntos, los proyectos presentados pueden recibir el 100% de la ayuda presentada. El resultado es que algunos de esos proyectos , a pesar de tener más de 80 puntos, se han quedado desiertos debido a que han repartido el presupuesto correspondiente a esta partida.

 

En otro extremo, del que no habla el reportaje de El País, es en el caso de Ayudas a cortometraje realizado. El total del presupuesto para estas ayudas es de 400.000€ repartido en dos convocatorias. Supongamos que en cada convocatoria hay un presupuesto de 200.000€, pues en la primera convocatoria se han repartido 87.284,03. ¿Qué pasa con los 112.715,25 € restantes? Quizás puedan ir en segunda convocatoria pero es algo más que improbable. Si la siguiente convocatoria es resuelta por un cantidad parecida, sobrarán algo más de 200.000€ de este presupuesto.

 

Lo lógico sería pensar que el sobrante de unas ayudas puede ir a tapar otras pero eso no es así. El ICAA no es un organismo independiente si no que pertenece al ministerio de Educación, Cultura y Deportes. ¿Esto que supone? Supone que el ICAA no tiene posibilidad de organizar un presupuesto propio. El ministerio de Hacienda, que es el que reparte las partidas entre los distintos ministerios, otorga una partida directa al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. De ese presupuesto se debe repartir entre los distintos organismos que forman el ministerio. Esto se traduce que el dinero que sobra vuelve al ministerio de Educación, Cultura y Deporte y este lo puede recolocar donde mejor le convenga.

 

Qué el órgano regulador de la industria cinematográfica no sea una institución independiente es verdaderamente sangrante. El actual ICAA no tiene la capacidad de crear unas cuentas propias y solicitar partidas directamente a Hacienda. La solicitud de partidas tiene como primer filtro al presidente del ICAA que es el Ministro de Educación, Cultura y Deporte. Esto provoca que los primeros recortes se hagan desde ahí para no afectar a las demás competencia de los ministerios. Otra cosa, que es también bastante, curiosa es que las tasas que se pagan al ICAA por cualquiera de los tramites pasan a los fondos del estado y no a este organismo.

 

Evidentemente toda Europa mira y admira el modelo francés del cine. El ICAA Francés (CNCIA) es un organismo independiente, por lo que actúa con total libertad y  puede solicitar él mismo su propio presupuesto. La Cuota de pantalla en Francia es envidiable y alienta a los franceses a consumir su cine. En las entradas, no hace falta que mencione su IVA del 5,5% frente al 21% en España, el 11% pasa directamente al CNCIA, al igual que el 5% de la venta del formato físico.  Este sería un modelo a seguir pero no el único.

 

En internet algunos trolls se dedican a criticar que el cine más vendido del mundo y el mejor es el Estado Unidense, deberían ver las cifras de Bollywood, y que estos no tienen ayudas del estado. El odio hacía nuestro cine desde un sector de la población les ciega, el cine en Hollywood es uno de los más subvencionados a través de las desgravaciones fiscales. Estas desgravaciones pueden venir tanto de los estados como de las ciudades y que ambas son compatibles. Es por ello que las series se trasladan a cualquier parte del país por lo que hay una lucha por atraer más rodajes.

 

Desde mi perspectiva creo que hay que mejorar bastante la ley para hacer fuerte a la industria. Un método mixto entre el modelo francés y las desgravaciones fiscales no solo fortalecería al sector cinematográfico si no que atraería rodajes a España. En un entrevista para El Español  Ramón Colóm, presidente de FAPAE, dice que el balance de la actual ley es positivo pero “no tanto cómo querría”. El presidente de FAPAE también apuesta por crear una agencia independiente y que no dependa tanto de los presupuestos generales del estado. En este aspecto también apuesta porque las compras de TVE sean más claras y sobre todo que se puedan saber los criterios de estas compras.

 

Podría escribir mucho más sobre esto y quizás tu dejarías de leerlo. Por ello dejaré el resto de mis reflexiones para siguientes post. Gracias por leerme.

 

*Foto de portada: Rodaje de un “Monstruo viene a verme”.

No Comments

Post a Comment